:::: MENU ::::

martes, 4 de febrero de 2014

  • 4.2.14
La batalla por el control del Partido Popular en Andalucía está a punto de finalizar con el beneplácito del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que ha dado vía libre para abrir el proceso que desembocará en el nombramiento del sucesor de Juan Ignacio Zoido. El nombre que más suena en este momento para ocupar este cargo es el del secretario general del PP en Andalucía y alcalde de Tomares, José Luis Sanz, que siempre fue el favorito de la dirección nacional.


Rajoy ha retomado un proceso que él mismo frenó el pasado 25 de noviembre de 2013, cuando durante una reunión del Comité Ejecutivo Nacional afirmó que el candidato se elegiría en su momento, «sin prisa pero sin pausa», y que lo que por entonces se filtraba y publicaba en la prensa no era verdad.

La reactivación de la sucesión de Zoido se ha producido durante la Convención Nacional que el PP ha celebrado en Valladolid este fin de semana. Este cónclave ha sido el lugar idóneo para que el actual presidente del PP andaluz y alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, mantuviera conversaciones con el presidente del Gobierno y con la secretaria general, María Dolores de Cospedal, para abrir oficialmente «el melón de la sucesión».

Consecuencia de estas conversaciones ha sido la decisión de convocar mañana miércoles, a las cuatro y media de la tarde, una reunión de la Junta Directiva Regional. En el orden del día de esta cita figura la convocatoria del XIV congreso extraordinario. El objetivo está claro: designar definitivamente al sucesor de Zoido, que a su vez será el rival de la socialista Susana Díaz en Andalucía cuando se convoquen elecciones autonómicas.

El anuncio de la convocatoria de este congreso ha sorprendido a parte de los dirigentes de esta formación política en Andalucía, aunque el pasado domingo la noticia ya circulaba en determinados ambientes de la Convención Nacional. Algunos presidentes provinciales desconocían que ya estaba cerca el desenlace de una encarnizada batalla por el poder del partido en esta Comunidad.

Boicotear el proceso

Si finalmente se confirma que José Luis Sanz es el elegido, Cospedal habrá salido victoriosa de esta batalla. Y no lo ha tenido fácil, ya que sectores de este partido en Andalucía vinculados al anterior presidente, Javier Arenas, boicotearon el primer intento de resolver un problema que estaba ya afectando a la convivencia interna. Los mismos que presionaron a Cospedal desde el verano de 2013 para que activara la sucesión fueron quienes, cuando estaba a punto de producirse la designación de Sanz, expresaron a Rajoy su inquietud por este nombramiento.

Las razones de este sector crítico para boicotear al candidato eran dos: por un lado, su malestar por no haber sido consultados, ya que entendían que tenían que ser parte activa del proceso; y por otro, su interés por situar a otro candidato. Frente a Sanz y a otro nombre que empezó a circular –el del alcalde de Córdoba, José Antonio Nieto–, los críticos querían situar a Juan Manuel Moreno, secretario de Estado de Asuntos Sociales, apoyado por el presidente del PP de Málaga, Elías Bendodo, y también por el de Cádiz, Antonio Sanz. Pero no todos los dirigentes gaditanos respaldaban a Antonio Sanz en sus preferencias. En un intento por frenar a José Luis Sanz, los críticos deslizaron a la vez otros nombres: los de los ministros Miguel Arias Cañete y Fátima Báñez, que nunca fueron una posibilidad real. Ni ahora ni entonces estuvieron entre los favoritos.

TOMARES DIGITAL / REDACCIÓN

DEPORTES - TOMARES DIGITAL

FIRMAS
Tomares Digital te escucha Escríbenos