:::: MENU ::::

martes, 2 de septiembre de 2014

  • 2.9.14
Remedios Reyes al cante fue la encargada de abrir la trigésimo novena edición del Festival Flamenco Ciudad de Tomares. Este torbellino de Cádiz fue acompañado por José de Pura a la guitarra y Diego Montoya y Manuel Salado a las palmas, en un Patio de las Buganvillas que se volcó con el flamenco. Deleitó a todo el público que abarrotó la Hacienda Santa Ana no sólo con el arte de su voz, sino también de su baile, arrancándose con unos tangos y bulerías.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

A ésta le siguió Pedro el Granaíno, a cuya voz rasgada acompañó a la guitarra Juan Requena. Aunque lleva poco tiempo sobre las tablas flamencas, anoche demostró los motivos por los que se ha incluido en este festival dedicado a las figuras emergentes. Su proyección es innegable.

Luego llegó otro joven muy querido en Tomares, el bailaor Rafael Campallo, que fue acompañado por su hermano Mariano a la guitarra y Javier Riera al cante. Figura, estilo, técnica y fuerza fue todo su despliegue en las tablas para poner en pie al público del Patio de las Buganvillas.

La cita siguió con la actuación de José Luis Diéguez, ganador del Melón de Oro de 2013, acompañado a la guitarra por Joaquín Muñino. Destacó en los fandangos, con los que cerró su interpretación acompañado por el público, haciendo así homenaje a su tierra onubense.

Y el broche de oro lo puso el jerezano Jesús Méndez, que se subió acompañado a la guitarra por Pepe del Morao y a las palmas por Tate Núñez y Juan Ramón Reyes. Alegrías, tangos, soleás o bulerías. De nada faltó en su destacada actuación, a través de la que dejó claro por qué su nombre suena con mucha fuerza en las distintos escenarios flamencos.

TOMARES DIGITAL / REDACCIÓN

DEPORTES - TOMARES DIGITAL

FIRMAS
Tomares Digital te escucha Escríbenos