:::: MENU ::::

sábado, 1 de julio de 2017

  • 1.7.17
La edición 2017 del Festival Internacional de Danza de Itálica arrancó anoche con la representación del espectáculo Golden Days, que supuso su estreno mundial. Se trata de una obra del coreógrafo sueco Johan Inger, uno de los mayores exponentes de la danza contemporánea y reciente ganador del prestigioso premio Benois de la Danse 2016, que puso en escena la compañía italiana Aterballetto.



La directora artística del festival, Victoria Guzmán, que estuvo acompañada en la presentación por la diputada provincial de Cultura y Ciudadanía, Rocío Sutil, definió este montaje inaugural como un homenaje a la figura de Inger, muy unido a Sevilla desde el año 2009.

Su amplia trayectoria y su carácter cercano, “siempre dispuesto a ayudar a la profesión”, han llevado a que Itálica le ofreciese representar en primicia, con el Teatro Romano como escenario, este Golden Days que, según Guzmán, “es un recorrido por toda su obra”.

El espectáculo es una mezcla de dos piezas emblemáticas del coreógrafo sueco con algunos años de diferencia y variaciones conceptuales y estilísticas, pero también con ciertos temas en común, enlazadas por otra de nueva creación. Rain Dogs (estrenada en 2011) es la suma de varias piezas breves acompañadas por la música de Tom Waits, que trata sobre “gente que ha perdido su camino”, en palabras de Inger.

Por su parte, Bliss (2016) es “una pieza feliz” que interpreta temas del pianista de jazz Keith Jarrett como “la sensación de hacerse presente en un momento concreto, no antes ni después”. Para unir ambas creaciones, Inger ha concebido el solo Birdland sobre canciones de Patti Smith.

Por tanto, la elección de la música ha sido fundamental a la hora de alumbrar este montaje, que tiene una duración de 75 minutos –sin intermedios– y que cuenta con un elenco distinto de bailarines (17 en total) para cada noche de representación en Itálica. Es la música que acompañó e inspirado a Inger durante su juventud y su vida artística, por eso señaló que “hay algo de nostalgia en este espectáculo” –de ahí esa referencia del título a aquellos días dorados.

La relación de Inger con Aterballetto, la principal compañía italiana de producción y distribución de espectáculos de danza, se remonta al montaje de Bliss, que no en vano obtuvo el Premio de la Crítica 2016 en Italia. De ahí surgió la idea de “hacer una única velada fantástica con la música de tres artistas que además admiramos”, según expresó el director gerente Giovanni Ottolini, quien agradeció al coreógrafo sueco “este regalo”. Ottolini se mostró “muy honrado” de volver a Itálica después de su visita en la edición de 2011, si bien resaltó que “la línea artística actual de la compañía es radicalmente distinta a la de hace seis años”.

Así, como explicó durante su intervención la directora artística de Aterballetto, Cristina Bozzolini, en los últimos tres años ha emprendido “un fascinante reto” con el fin de llevar a cabo un repertorio más contemporáneo. Para ello, han contado con una serie de renombrados coreógrafos “que han hecho crecer enormemente a nuestros bailarines”. Bozzolini, que adimitió que en la compañía italiana tuvieron “un flechazo” con Inger, destacó su figura y el hecho de que Golden Days llegue “en uno de los mejores momentos de su trayectoria profesional”.

Con la representación de este espectáculo dio comienzo ayer esta edición del Festival Internacional de Danza de Itálica, que se desarrollará hasta el próximo 15 de julio. La programación incluye nueve compañías en el Teatro Romano y el Monasterio de San Isidoro del Campo, con cuatro espectáculos de producción propia a cargo del festival.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL

DEPORTES - TOMARES DIGITAL

FIRMAS
Tomares Digital te escucha Escríbenos