:::: MENU ::::

domingo, 4 de febrero de 2018

  • 4.2.18
Los hospitales públicos andaluces registraron en 2017 un total de 486.756 consultas de oncología médica y radioterápica, lo que supone un 2 por ciento más respecto al año pasado. Asimismo, se administraron 212.387 sesiones de quimioterapia –un 17 por ciento más que el año anterior– y 254.761 sesiones de radioterapia –una cifra que se mantuvo estable con respecto al año anterior–.



Hoy se celebra el Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer, que este año se celebra bajo el lema Nosotros podemos, tú puedes, y la consejera de Salud, Marina Álvarez, ha querido resaltar el trabajo que realizan los profesionales de la sanidad pública andaluza en el ámbito asistencial e investigador para vencer a esta enfermedad, que en Andalucía afecta a alrededor de 40.000 personas cada año.

De igual modo, la titular de Salud ha lanzado un mensaje de esperanza, en cuanto la supervivencia de muchos de los procesos oncológicos ha mejorado notablemente en los últimos años, gracias a la detección precoz y a los avances producidos. Álvarez ha incidido en la importancia de la prevención y de llevar una vida saludable.

Andalucía cuenta con un Plan Integral de Oncología que tiene como principal finalidad ordenar las prioridades en el campo de la atención al problema del cáncer, desde una perspectiva social y sanitaria. Con su desarrollo se pretende conseguir una atención sanitaria centrada en las personas afectadas, a quienes se quiere ofrecer un trato integral que incluya los aspectos físicos, emocionales y sociales.

Para el año 2017, se estiman 584 casos nuevos de cáncer por cada 100.000 hombres y 410 casos nuevos por cada 100.000 mujeres. En ambos sexos, el cáncer de colon-recto es el más frecuente. Por sexos, los cánceres más frecuentes son el cáncer de próstata en hombres y el de mama en mujeres. La incidencia de los tumores, al igual que ocurre en España y el resto de Europa, parece seguir una tendencia al alza, asociada al envejecimiento de la población.

El Registro de Cáncer en Andalucía, puesto en marcha en 2009 para conocer la magnitud de la enfermedad (incidencia, mortalidad, supervivencia y tendencias), está ayudando en la planificación de las estrategias sanitarias necesarias para luchar contra el cáncer y contribuir a la investigación de los tumores más frecuentes.

Prevención y detección precoz

El cáncer es una enfermedad evitable en casi la mitad de los casos cambiando los estilos de vida no saludables. Igualmente, es posible reducir la mortalidad con un diagnóstico precoz y unos tratamientos eficaces. En Andalucía este descenso de la mortalidad ha sido de 0,6 por ciento cada año desde 1985 hasta la actualidad, cifras equiparables a la de España y a la media de los países europeos.

Para incidir en este diagnóstico precoz, la Consejería de Salud desde 1995 cuenta con un programa de detección precoz de cáncer de mama gracias al que, en sus veintidós años de funcionamiento, se han detectado 12.138 tumores entre las mujeres citadas para realizarse una mamografía y han sido exploradas más de un millón de mujeres de entre 50 y 69 años. La tasa de captación por parte de los centros sanitarios públicos en este periodo ha sido de 88,73 por ciento y la tasa de participación de 85,70 por ciento.

El cáncer de mama es la primera causa de muerte por patología tumoral en la mujer en todos los países occidentales y la tasa de supervivencia mejora cuando se diagnostica a tiempo. De hecho, se estima que la detección precoz, cuando el tumor no está extendido ni evolucionado, eleva el porcentaje de curación a más del 90 por ciento.

En esta línea, está consolidada en Andalucía la técnica de ganglio centinela, que evita, en el 7 por ciento de los casos, el vaciado de la axila y sus problemas secundarios como el linfedema. Por otra parte, la Junta cuenta con un programa de detección precoz de cáncer de cervix gracias al que, en los últimos cuatro años, más de un millón de mujeres se han realizado citologías de control.

El cribado de cáncer colorrectal comenzó en junio de 2014, incluyendo en su primera fase una población diana de 47.800 personas con edades comprendidas entre 50-69 años y está ya implantado en, al menos, tres centros de cada una de las ocho provincias andaluzas

Más de 3.100 beneficiarios del consejo genético

La sanidad pública también desarrolla el consejo genético en 12 hospitales públicos: un test genético de biología molecular para determinar la presencia de mutaciones que pueden transmitirse a la descendencia y que incrementan la susceptibilidad al cáncer, y el establecimiento de medidas preventivas para impedir la aparición de esta enfermedad, diagnosticarlo lo más precozmente posible y establecer el tratamiento más adecuado en cada caso. Anualmente, se atienden unos 1.800 pacientes al año y 1.300 familiares.

Entre un 5 y un 10 por ciento del total de los casos de cáncer diagnosticados cada año tiene naturaleza hereditaria, lo que conlleva importantes implicaciones a nivel social, familiar e individual, ya que las personas portadoras de mutaciones hereditarias, a diferencia de la población general, tienen un riesgo elevado de desarrollar cáncer y, además, a edades más tempranas. En esta línea, Salud prevé seguir avanzando en el desarrollo de Unidades de Cáncer Hereditario en el contexto del Plan Integral de Oncología y del Plan Andaluz de Genética.

La Consejería de Salud ofrece también en su cartera de servicios, a través de las plataformas genómicas, pruebas diagnósticas de biología molecular del cáncer de mama para identificar mejor a las pacientes que pueden someterse a quimioterapia, mejorar la precisión y respuesta al tratamiento. En el último año, se han realizado alrededor de 700 test de este tipo.

Estas pruebas estiman el riesgo de recurrencia de la enfermedad (alto o bajo riesgo) o predicen con mayor precisión que los criterios clínicos la respuesta a la terapia adyuvante. De esta forma, se pueden clasificar a las pacientes en diferentes subtipos genéticos para determinar el tratamiento más adecuado de manera individualizada. La indicación de la prueba la realizan los oncólogos, tras haber informado a la paciente sobre el procedimiento y sus consecuencias.

La Junta está desarrollando un proyecto de investigación en el que participan todos los centros de la comunidad que atienden a pacientes con cáncer, que tiene como objetivo evaluar la utilidad clínica de estas plataformas genómicas de carácter pronóstico-predictivo en el cáncer de mama en pacientes de bajo-intermedio riesgo clínico y con incertidumbre sobre el tratamiento. Este proyecto, en el que se prevé incluir alrededor de 1.000 pacientes durante tres años, está siendo desarrollado por la Agencia de Evaluación de Tecnología Sanitaria de Andalucía (AETSA) y el Plan Integral de Oncología.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL

DEPORTES - TOMARES DIGITAL

FIRMAS
Tomares Digital te escucha Escríbenos