:::: MENU ::::

domingo, 9 de julio de 2017

  • 9.7.17
La Comisión del Distrito Único Universitario, presidida por la Consejería de Economía y Conocimiento y en la que están representadas las universidades andaluzas, ha garantizado la continuidad de los procedimientos de acceso del curso 2017/18 y de admisión al curso 2018/19, mientras que el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte no dicte normas de rango superior que obligue a modificarlos.



En la actualidad, las normas de aplicación sobre la Prueba de Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad están reguladas por el Real Decreto-Ley 5/2016, de 9 de diciembre (BOE del 10 de diciembre) y la Orden Ministerial MECD 1941/2016, de 22 de diciembre (BOE del 23 de diciembre). Estas normas están dictadas para las pruebas que se celebran en el presente curso 2016/2017, sin conocerse aún cual será la estructura, contenido y diseño que el Ministerio, en su caso, establecerá para el curso 2017/18.

En este sentido, la Comisión del Distrito Único Universitario de Andalucía ha dirigido un comunicado a todos los centros educativos de secundaria, con el objetivo fundamental de dar certidumbre a los estudiantes en general y aquellos que comienzan ahora sus estudios de segundo de bachillerato, en particular, puesto que su matrícula se ha de realizar en los primeros días de julio, eligiendo las materias que cursarán y, por consiguiente, aquellas en las que estarán formados de cara a afrontar las Pruebas.

Así, en el escrito dirigido a los centros, la Consejería de Economía y Conocimiento y las universidades andaluzas vuelven a anticiparse al Gobierno central como ya hicieran en octubre de 2015 cuando, en medio de una situación de incertidumbre sobre el sistema de acceso, acordaron mantener el Distrito Único como salvaguarda de la igualdad de oportunidades y la transparencia, así como asegurar la organización de una prueba de evaluación lo más parecida posible a la antigua selectividad, un sistema que había venido funcionando perfectamente desde hace 20 años.

Por lo tanto, siempre que el Gobierno no dicte una norma que obligue a cambiar la estructura de las pruebas y/o los procedimientos de admisión, estos seguirán siendo los mismos el próximo curso que en este año. Además, se mantendrá la filosofía de Distrito Único, por el que el alumnado será tratado en pie de igualdad para cada vía académica con independencia de su lugar de procedencia.

Así, las materias objeto de la Prueba de Evaluación para el Acceso a la Universidad (PEvAU) que tendrán que aprender los estudiantes de Bachillerato en el curso 2017/18 serán las mismas que las establecidas para el presente año lectivo 2016/17.

La estructura de los exámenes para cada materia será la recogida en las orientaciones actualmente disponibles en la página web del Distrito Único Andaluz, salvo que el análisis de los resultados de la prueba en este curso 2016/17 lleve a aconsejar en alguna materia leves cambios, en cuyo caso estarían disponibles en la primera quincena de octubre de 2017. No obstante, en ningún caso los temarios de las materias se verían afectados, ya que son lo recogidos en la Orden de 14 de julio de 2016, por la que se desarrolla el currículo correspondiente al Bachillerato (BOJA del 29 de julio).

En cuanto a los procesos de admisión al curso universitario 2018/19, también permanecerán sin cambios. En consecuencia, las ponderaciones establecidas entre las distintas materias serán las mismas que las que se han aplicado en la admisión al curso 2017/18.

La Comisión del Distrito Único Universitario de Andalucía también ha asegurado a los centros educativos que actuará con celeridad para comunicar cualquier nueva norma que pueda introducir el Gobierno central y que “se dictarán las normas precisas” en consecuencia, intentando siempre “respetar en todo lo posible” el escenario actual.

Selectividad

En cuanto a la Prueba de Evaluación para el Acceso a la Universidad (PEvAU) de este año, se presentaron un total de 40.932 personas, habiéndolas superado un 93,6% de las mismas, un porcentaje que se enmarca en la horquilla habitual, entre el 92,5 y el 94,5% de aprobados en los últimos años.

Los estudiantes andaluces de Bachillerato han podido tener un “importante grado de certidumbre” sobre lo que iban a ser las pruebas gracias a los acuerdos que adoptaron en octubre de 2015 las universidades andaluzas y el Gobierno autonómico. Una actitud que contrasta con la del Ejecutivo central, quien planteó una prueba preuniversitaria organizada por las universidades que abría la puerta a que pudieran existir tantos exámenes de admisión como universidades hay en España, con criterios además no homogéneos.

El rechazo frontal de Andalucía a la medida del Ejecutivo y la defensa del acuerdo entre el Gobierno andaluz y los rectores de la comunidad autónoma fue asumido por la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas, que impulsó las mismas reivindicaciones a nivel nacional.

Finalmente, tras la oposición frontal de la comunidad educativa, el Gobierno central daba marcha atrás y publicaba en el BOE el 22 de diciembre un Real Decreto que suspendía las polémicas pruebas conocidas como reválidas hasta que no existiera un Pacto de Estado por la Educación de amplio espectro, y se volvía a una prueba que mantenía el espíritu de la anterior selectividad, como defendía Andalucía desde hacía más de un año.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL

DEPORTES - TOMARES DIGITAL

FIRMAS
Tomares Digital te escucha Escríbenos