:::: MENU ::::

martes, 10 de febrero de 2015

  • 10.2.15
De nuevo una infraestructura del Ministerio de Fomento está sin luz por mor de un robo. Ahora es un tramo de la A-49 que discurre entre Sevilla y Tomares que lleva a oscuras desde el pasado mes de diciembre porque ha sido objeto de un robo de cables de cobre, según fuentes del Ministerio de Fomento que tiene la titularidad y competencias sobre esa vía.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

Abarca unos dos kilómetros de longitud que se extienden desde la salida del Puente del Patrocinio, si partimos de Sevilla en dirección a Huelva, hasta poco más del puente que cruza la autovía a la altura de Coca de la Piñera para enlazar con Tomares; y, a la inversa.

A la oscuridad que sufre la vía se suma la estrechez de los arcenes —por algunas zonas impracticables para estacionar un turismo— y los tres carriles de que dispone este tramo, uno de ellos para el paso de vehículos pesados.

Este último carril se suma a la A-49, precisamente en el tramo oscuro, y a el desembocan vehículos procedentes de otra carretera de la zona de Camas por lo que conlleva otro factor añadido de peligrosidad.

Fuentes del Ministerio de Fomento han dicho que el robo de diciembre es el segundo que sufre esa zona y que en estos momentos los técnicos están estudiando la reparación a base de arquetas de cemento u otro tipo de solución antivandálica, que no está definida. Aseguran que «habrá luz cuanto antes pero que la burocracia administrativa obliga a hacer proyectos y el arreglo no va a ser de hoy para mañana».

No han podido precisar la extensión exacta afectada, los metros de cables robados, lo que costará al erario público la reparación y ante qué instancia y cuándo se interpuso la correspondiente denuncia del robo, si bien aseguran que el cobre es muy codiciado pues de su venta se obtienen no pocos beneficios. El kilo de ese metal en el mercado negro puede alcanzar hasta los 3 euros.

Esta no es la primera vez que una vía de Fomento sufre un robo y deja a los conductores sin luz. A principios de 2013 el robo de un kilómetro de cable dejó sin iluminación durante tres meses al puente Juan Carlos I, que conecta Sevilla con El Aljarafe. En aquella ocasión el Ministerio de Fomento también aseguró que había denunciado la sustracción, concretamente a la Guardia Civil, pero a la Benemérita no le constaba denuncia alguna.

Durante esos meses los automovilistas pasaban de vías perfectamente iluminadas en la ronda de circunvalación o las autovías de Coria y Mairena a un tramo sin luces a pesar de los cambios de carril que suelen ejecutar los vehículos.

Este viaducto, que forma parte de la ronda de circunvalación SE-30 y por él que pasan cada día miles de vehículos es el nexo de unión entre la zona sur de El Aljarafe —San Juan de Aznalfarache, Mairena del Aljarafe, Tomares, Coria del Río, La Puebla del Río, Palomares del Río entre otras localidades— y el sevillano barrio de los Remedios. Pero además, por el arcén del puente circulan no pocas personas que viven en las chabolas de la dehesa de Tablada y vienen de Los Remedios con niños pequeños en el cuadril, carros de supermercados llenos de chatarra o montados en bicicletas, también sin luz. Durante esos tres meses, el puente gemelo, el Reina Sofía, también estuvo a oscuras. La causa, esta vez, no fue un robo, sino un cortocircuito.

TOMARES DIGITAL / REDACCIÓN

DEPORTES - TOMARES DIGITAL

FIRMAS
Tomares Digital te escucha Escríbenos