:::: MENU ::::

sábado, 11 de enero de 2014

  • 11.1.14
A lo largo del tiempo hemos ido viendo el desarrollo de los sentimientos y emociones de niños y adolescentes a través del dibujo de la familia. Desde la perspectiva naturalista, es decir, a través de la realización de los dibujos en la clase Plástica, sin que sientan ninguna presión, comprendemos lo que nos cuentan en esas escenas que han plasmado en una lámina.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

A diferencia del ámbito clínico que estudia las emociones que afectan a sus desarrollos centrándose en los conflictos, en la metodología que desarrollo se abordan tanto los sentimientos positivos como los negativos, ya que el ser humano, en mayor o menor medida, camina con la mochila cargada de ambos.

Dentro de estos sentimientos, en alguna ocasión he abordado la expresión de la felicidad de los pequeños, y dado que ya ha sido aprobada esa nefasta ley educativa que es la LOMCE, que relega las materias creativas a la marginalidad, quisiera en este artículo mostrar cómo niños y niñas expresan su felicidad en el seno de la familia, al tiempo que veremos cómo evolucionan su creatividad y destrezas gráficas a medida que van creciendo.

Para ello, he seleccionado nueve dibujos que van de los cuatro a los doce años, es decir desde que se encuentran en Educación Infantil hasta finalizar la Educación Primaria.

PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR
PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR

Comenzamos por este de Álvaro, un niño de 4 años, en el que nos muestra a su madre, a él mismo, a su hermano y a su padre, todos sonriendo y cogidos de la mano. No es necesario que indique la alegría que manifiestan, puesto que inmediatamente se percibe la ingenuidad y gracia que transmiten los personajes.

Pero lo más sorprendente de este niño es que en el mismo cielo ha trazado conjuntamente el arco iris, el sol, una nube y la luna (en la cabeza de su padre) como si fuera posible ver todos estos elementos de la naturaleza al mismo tiempo. Ello se debe a que uno de los rasgos de la mente infantil es la de síntesis, en el sentido de que es capaz de integrar elementos que se dan de manera alterna, como es el caso del sol y de la luna, ya que representan el día y la noche.

PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR
PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR

Avanzamos un curso y nos encontramos con el dibujo de Adriana, una niña de 5 años. De nuevo contemplamos una escena alegre y vitalista, en la que aparecen todos los miembros con los brazos elevados, como expresión de la alegría colectiva. En este caso, se ven envueltos por unas líneas que muestran el arco iris, que se presenta como un símbolo de protección de la familia ya que se cierra sobre el grupo.

Ni que decir tiene que la imaginación, la espontaneidad y la creatividad quedan patentes, pues la niña utilizó rotuladores negros para trazar las figuras de manera directa, sin rectificar sus líneas, lo que era indicio de confianza y seguridad en lo que estaba haciendo.

PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR
PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR

Entramos ya en primer curso de Educación Primaria con este trabajo de Miguel Ángel, que tiene 6 años. Al igual que en los casos anteriores, la familia está compuesta por cuatro miembros. Lo más sorprendente de este dibujo es la posición en la que los ha ubicado: él y su hermana mayor se encuentran en el suelo, al tiempo que su padre parece flotar por encima de él mismo y su madre por encima de su hermana. Pero no es esto lo que ha querido expresar este niño.

Uno de los problemas gráficos con los que tropiezan los pequeños es la representación de figuras que se encuentran delante y otras detrás, pues, según sus esquemas de pensamiento, no pueden superponerse, no deben taparse en la lámina. De este modo, Miguel Ángel ha querido manifestarnos que tanto su hermana como él mismo se sienten protegidos por su padre y su madre, que están detrás, y como todavía no admite la superposición gráfica, resuelve el dilema trazándolos encima de ellos.

PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR
PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR

Un gran salto se produce con este dibujo de Ana, una niña de 7 años, que ha acudido precisamente a la superposición para dibujarse a ella misma detrás de su hermano pequeño, al que cuida sin que manifieste para nada los celos infantiles que se suelen dar en la infancia. Es más, la autora exterioriza el cariño que siente por su hermano, como si fuera una pequeña mamá que esté pendiente de su cuidado.

También en la escena hay detalles que reflejan su imaginación y creatividad: por un lado, representa a los cuatro miembros en plano tres cuartos, es decir, cortados por las rodillas, cuando este tipo de trazado puede aparecer hacia el final de Primaria; por otro lado, ha dibujado el reflejo del sol en el mar, detalle que es indicio de encontrarnos con una niña con gran capacidad de observación visual.

PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR
PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR

A medida que niños y niñas van creciendo, el modo de relación con sus padres, lógicamente, se va modificando. Bien es cierto que, para la mayoría de las parejas que tienen hijos, la felicidad y el buen desarrollo de estos son valores considerados como fundamentales. De todos modos, los rasgos del carácter de los progenitores son distintos de los unos a los otros, respondiendo a la diversidad de los seres humanos.

Hay casos de parejas, en los que el sentido el humor está presente en ellos y en la forma de tratar a sus hijos. Esto es muy positivo, pues a los niños no solo les hace dichosos sino también da lugar a que se formen con un buen carácter.

Esto lo observamos en este dibujo de Javi, un niño de 8 años que al pedirles en clase que nos hicieran un dibujo de la familia nos presentó esta escena. No es necesario que diga que este niño tenía un carácter alegre y, a su nivel, se mostraba con un buen sentido del humor, por lo que se le podía gastar pequeñas bromas que las aceptaba riéndose.

PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR
PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR

También, a medida que crecen, los gustos y aficiones de niños y niñas van diferenciándose. Esto se aprecia en gran medida en los dibujos, ya que, aunque hay temáticas comunes para ellos, se van inclinando por unas o por otras en función del sexo. Un aspecto a considerar como elemento diferenciador es el detallismo con el que las niñas realizan sus escenas, muy en concordancia con sus avances en el lenguaje. De igual modo, se aprecia la preferencia por algunos colores de tono pastel, muy habituales en el mundo de las niñas, y que es expresión de la cultura en la que vivimos.

Así, en este dibujo de Carmen, una alumna de 9 años, comprobamos cómo la plasmación de la unidad de los miembros de la familia se manifiesta a través de la unión de las manos entre ellos. Por otro lado, el gusto femenino por el detallismo queda reflejado en el modo con el que ha decorado su dibujo con flores, árboles, mariposas, etc.

PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR
PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR

En este tipo de investigación, he podido comprobar que el concepto de familia no es unívoco, sino que con frecuencia se amplía a los abuelos y, en otros casos, a tíos y primos. Es lo que sucede con el dibujo de Pilar, una niña de 10 años, que se dibujó a sí misma al lado de su hermana melliza, con la curiosidad de que se trazó un poco más alta y con el pelo rubio, mientras que a su hermana lo hizo con color castaño (conviene decir que, efectivamente, había cierta diferencia en el cabello, pero no tan acentuado como lo expresaba la autora del trabajo).

También habría que apuntar que la niña era zurda, por lo que comenzó en el lado derecho de la lámina dibujando a sus padres, para ir, figura a figura, desplazándose hacia la izquierda para acabar con su abuela materna (recordemos que para los zurdos la dirección dominante es la opuesta a la de la escritura, que va de izquierda a derecha). Puesto que su abuelo, por parte de su padre, había fallecido, la autora lo resuelve dibujándolo en un retrato enmarcado y colocado encima de un mueble.

PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR
PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR

Ya nos encontramos en el último curso de Primaria. De este nivel he seleccionado este trabajo de Laura, una chica de 11 años. Para la realización del trazado del grupo, la autora comenzó por ella misma, como expresión de confianza y autoestima personal; continuó con su madre; en tercer lugar trazó a su padre; y cerró con la figura de su hermano pequeño.

Por la forma de agrupar a las figuras, entendemos que se aprecia la afinidad de Laura con su madre, tanto por la proximidad entre ellas como por los colores utilizados; de igual modo, la de su hermano con su padre, a los que les aplica el color azul en la ropa. Pero lo que más llama la atención es el uso de la estética de los mangas o cómics japoneses para el trazado de la boca y especialmente de los ojos, muy grandes y similares a los utilizados tanto en los cómics como en los dibujos animados del país nipón.

PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR
PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR

Cerramos este artículo con el dibujo de María Jesús, una chica de 12 años, que ha acudido al lenguaje gráfico del cómic para realizar su versión de la familia. De igual modo que en el trabajo anterior, la influencia de los mangas y de los animes japoneses está muy presente en esta escena cargada de imaginación y de un humor desenfadado.

Ni que decir tiene que la protagonista de la escena es ella misma con su perro “Yaco” que parece escapársele. Sobre sus padres nos asalta la duda acerca de qué es lo que están observando, puesto que se les muestra mirando fuera del encuadre; por otro lado, comprobamos que su hermana y su “cuñao” la miran con distintas gestualidades.

Un dibujo, pues, cargado de imaginación, creatividad y gran sentido del humor, valores que bien pueden encontrarse en las materias artísticas, aquellas que al señor ministro de Educación parece no interesarle lo más mínimo.

AURELIANO SÁINZ

DEPORTES - TOMARES DIGITAL

FIRMAS
Tomares Digital te escucha Escríbenos